Bienaventurados los que no tienen nada que decir, y que resisten la tentación de decirlo.

— LOWELL, James